Adjudicación de Recursos FFOIP 2019: Experiencia Modular para Ser un Mejor Mejor Conductor
septiembre 4, 2019
Prensa: Cobertura de Diario El Cóndor sobre ‘Experiencia Modular para Ser un Mejor Conductor’ en comuna de Santa Cruz
octubre 17, 2019

Campaña Informativa: «Eduquémonos para Ser Mejores Conductores»

 
 
¿Sabías qué las habilidades de conducción segura pueden reforzarse de manera significativa en la etapa de la adolescencia? ¿Sabías que casi 3/4 partes del total de siniestros de tránsito en Chile está representado por causas asociadas al conductor?

Los jóvenes de Enseñanza Media, cuyo rango etario aproximado va desde los 14-18 años, son un grupo de interés que potencialmente puede aportar a la reducción de la siniestralidad vial en la medida en que se transformen en individuos responsables al volante. Se considera que los conductores en la etapa temprana de manejo, con poca experiencia, poseen una mayor susceptibilidad de participar en siniestros de tránsito. La fórmula aplicable es determinante; a menor número de horas de conducción, mayor es el riesgo de "sufrir siniestros de tránsitos".

Desde el punto de vista del desarrollo psicosocial, los adolescentes vivencian procesos de cambios internos marcados por ajustes entre las expectativas personales y del medio, las cuales son altamente demandantes para esta etapa. Con frecuencia, los jóvenes son proclives a experienciar situaciones de riesgos que son avaladas, entre otros aspectos, por la curiosidad personal y por los grupos identitarios que cobran cada vez mayor relevancia. Sumado a esto, la representación de causa-efecto de las conductas personales sigue siendo inacabada, tanto a nivel cognoscitivo como volitivo, por lo que las acciones personales basadas en riesgos pueden no ser siempre contempladas en relación a las repercusiones que estas acarrean para sí mismos y para otros.

Según informes de la Comisión Nacional de Tránsito (CONASET, 2017), existen diferencias de género en la participación de siniestros de tránsito, fallecidos y lesionados. Las personas de sexo masculino tienen una participación casi 3 veces superior a las personas de sexo femenino en las cifras de siniestralidad, lo cual se fundamenta hipotéticamente en razones conductuales que tienen un correlato estructural neurofisiológico. En otras palabras, los hombres tienden a ser más temerarios que las mujeres, exponiéndose con mayor frecuencia a situaciones de riesgo.

A continuación, Fundación Agrega te muestra algunos de los datos estadísticos más relevantes asociados a la responsabilidad del conductor en los siniestros de tránsito en Chile:

 
Las cifras demuestran una realidad inquietante que debemos ser capaces de enfrentar. Conformar y mantener espacios viales seguros no sólo depende del accionar de las autoridades públicas y privadas, depende de todos los integrantes de la sociedad. Si te queda alguna duda respecto a lo que un conductor significa para la seguridad de todos, Fundación Agrega comparte contigo un video de sensiblización de accidentes de tránsito:

 
 
Aunque los términos 'siniestros de tránsito' y 'accidentes de tránsito' se utilizan generalmente como sinónimos, el primer término es más adecuado ya que reconoce el rol activo de los usuarios del espacio vial. Si correspondiera hablar de 'accidentes de tránsito', entonces sería posible deducir que casi todo evento trágico ocurrido en el espacio vial depende de factores ajenos a a los seres humanos, lo que implica que los usuarios del espacio vial no pueden hacer nada al respecto. La literatura indica que en países con desarrollo avanzado de las vías, los factores humanos están involucrados en cerca del 95% de los siniestros de tránsito (ROSPA, 2017, NHTSA, 2015), mientras que sólo el 5% restante está representado por factores mecánicos, meteorológicos y de las vías.

Te invitamos a invertir tu tiempo y energía en una tarea que nos compete a todos: Convertirnos en actores responsable del espacio vial. Debemos resguardar nuestra vida y la de los demás. No olvides que debes respetar fielmente la normativa de tránsito, estar atento a las condiciones de conducción, respetar el límite de velocidad máximo, usar tus sentidos a nivel óptimo, sin alteración exógena (alcohol y drogas) y endógena (cansancio).

"Eduquémonos para ser mejores conductores".